Las empresas más grandes del mundo no posicionan de forma natural